viernes, 7 de noviembre de 2014

Planificación Financiera en el ámbito de las Entidades Locales (I): Plan Financiero a Largo Plazo

José Manuel Farfán. Tesorero Diputación de Sevilla



La gestión financiera en el ámbito local surge como consecuencia de la existencia de flujos operativos, tanto de carácter presupuestario como extrapresupuestario, y de la existencia de flujos financieros, consecuencia de las necesidades de inversión y financiación de las Entidades Locales.  De ahí que se hable de forma diferenciada de ciclo presupuestario o financiero de las Entidades Locales.  De forma  sintética, se habla de Gestión Financiera, como la conjunción de la gestión de tesorería y la gestión del  endeudamiento.


La Gestión Financiera Local precisa  la sincronización de dos factores necesarios para que el ciclo presupuestario no interfiera en el ciclo financiero produciendo ineficiencias. Estos factores son: la elaboración rigurosa de los presupuestos y el control de su ejecución. En definitiva, existe una interrelación entre la gestión económica y presupuestaria y la gestión financiera en una Entidad Local. La diferencia entre el concepto económico y financiero en la Gestión Pública, permite a la planificación  financiera, disponer de los elementos necesarios para realizar un análisis, que explique la posible asincronía entre ambos conceptos.

La Gestión Financiera de una Entidad Local, debe cumplir dos objetivos esenciales:

1º.-Liquidez: capacidad de una Entidad Local de hacer frente a sus obligaciones de pago, sin sufrir pérdidas.

2º- La optimización de los recursos financieros: la captación externa de  recursos  financieros, a un menor coste, y la inversión de éstos, a una mayor rentabilidad. No obstante, este objetivo va a estar condicionado por la clasificación crediticia de riesgo que detente la Entidad Local, y por los riesgos financieros, fundamentalmente de tipo de cambio y de tipo de interés que quiera asumir la Entidad Local.

LA PLANIFICACIÓN FINANCIERA: CONCEPTO GENERAL

Para el cumplimiento de estos dos objetivos básicos de la gestión financiera, además de la especialización de personal en las Administraciones Públicas en estas materias (que permita un mejor conocimiento e información de los mercados y productos financieros), y la sincronía entre el ciclo presupuestario y financiero; es necesario la utilización de algún modelo de PLANIFICACIÓN FINANCIERA, ya que constituye un instrumento esencial para el logro de estos objetivos.

La planificación financiera implica la anticipación en el tiempo, a posiciones futuras del comportamiento de los recursos financieros. En esta anticipación del futuro, no es necesario que a posteriori las previsiones establecidas sean correctas, sino que posibilite la toma de decisiones anticipadas, mediante el conocimiento actual de nuestras posiciones a corto, medio y largo plazo.  

Esta necesidad de implementar un modelo de planificación financiera, también ha sido voluntad del legislador, cuando al diseñar la Tesorería de las Entidades Locales le encomienda a ésta: "Servir al principio de unidad de caja, mediante la centralización de todos los fondos y valores generados por operaciones presupuestarias y extrapresupuestarias, (...), distribuyendo en el tiempo las disponibilidades dinerarias para la puntual satisfacción de las obligaciones".

La implantación de un modelo de planificación financiera debe, al menos, cumplir una serie de requisitos básicos:

1º- EL modelo debe estar adecuado a los objetivos y estructura de la organización.

2º- En la actualidad, dado el amplio volumen de operaciones financieras  que manejan las Entidades Locales, todos los modelos deben partir de un correcto sistema de comunicaciones bancarias, que permita al Tesorero a primera hora de la mañana, exportar la información bancaria y todos los movimientos realizados durante el día anterior, a fin de integrarlos en el modelo.
Actualmente, las comunicaciones informáticas, permiten a la gestión financiera, obtener información en tiempo real que disponen las Entidades Financieras.

3º- El modelo debe estar informatizado, por necesidad técnica, porque la  información del modelo a corto y medio plazo, debe obtenerse en fecha valor,  que es la fecha en la que se produce el devengo de intereses deudores y acreedores por las operaciones financieras realizadas por la Entidad Local, frente a la fecha de operación contable, que preocupa menos y no es el objetivo de la Tesorería.

La fecha contable o de operación, es aquella en que  contabiliza la operación la entidad financiera. La fecha valor aplicable a cada caso, está en función del tipo de operación que realicemos y tiene unos límites reglamentados por el banco de España en su Circular 8/90.

4º- El modelo se desarrollará aplicando el principio de unidad de caja. Entendiendo que en la expresión "unidad de caja", se viene a designar a la totalidad del numerario disponible a favor de una entidad local.


TIPOLOGÍAS DE PLANES

La planificación de la GESTIÓN FINANCIERA de las Entidades Locales, de gran nivel de actividad económica, precisa de la realización de tres  planes encadenados: PLAN FINANCIERO A LARGO PLAZO, PRESUPUESTO FINANCIERO Y  PRESUPUESTO DE TESORERÍA. Estas tipologías de planes tienen distintos objetivos y horizontes temporales.

1.    EL PLAN FINANCIERO A LARGO PLAZO

Podría tener un horizonte de cuatro años coincidiendo con la duración del mandato de cada Corporación, aunque se aconseja un periodo de ocho años, revisado anualmente. 
Se construiría, en gran medida, a partir del plan de inversiones, de la capacidad de autofinanciación y de la posibilidad legal y real de acudir al crédito a largo plazo o a alternativas de financiación de inversiones, en el caso de que no exista formación de ahorro.

Las previsiones que contiene son anuales y, por tanto, revisables todos los años. Es conveniente realizarlo tanto en términos de caja, como de devengo contable. Su estructura será de masas financieras, que tengan un comportamiento homogéneo, de ahí, que pueda tener similitud su estructura con la clasificación económica del presupuesto. Teniendo en cuenta la lejanía del horizonte temporal, la precisión de sus datos  va a depender de los distintos escenarios de simulación que se realicen.

El análisis de resultados se va a centrar en CUATRO variables:

a) Ahorro Bruto: Nos indica la capacidad de autofinanciación de nuestras inversiones, y como contribuye la Entidad Local, a la formación de Ahorro del Sector Público.

b) Ahorro Neto: Nos indica la capacidad de endeudamiento de la Entidad Local, que incluso se puede calcular, capitalizando este valor al tipo de interés medio del mercado para el periodo considerado, obteniéndose, en términos financieros, el límite teórico de deuda a emitir en el periodo. Si esta magnitud arroja un valor negativo, en algún periodo de  la simulación futura, se analizarán los flujos de carga financiera, la vida media de la cartera, y se estudiará una posible refinanciación de la Deuda, con antelación al periodo donde se produzca el ahorro negativo, al objeto de que esta variable vuelva a tener valor positivo.

c) Excedente de Funciona-miento: Se obtiene sumando al Ahorro neto, los intereses del periodo. Indica nuestra posibilidad de hacer frente a los compromisos de las operaciones de crédito, en el periodo considerado.

d) Capacidad y Necesidad de Financiación: Se obtiene al estructurar el documento final, de acuerdo con la Cuenta de Renta, Capital y Financiera, que se recoge en el SEC-95 (Sistema europeo de cuentas nacionales y regionales de la Comunidad) elaborado por Eurostat, que entiende por déficit (superávit) público, la Necesidad (Capacidad) de financiación. La Emisión Neta de Deuda (variación neta de pasivos financieros), va a depender de la Capacidad/Necesidad de financiación que obtengamos en el periodo considerado. De forma que, una Capacidad de Financiación, puede suponer un decremento de Endeudamiento de la Entidad Local, y una Necesidad de Financiación, nos determinará el volumen de Deuda a Emitir.

La conclusión más importante que tenemos de este instrumento de planificación, es que nos anunciará mediante el análisis de sus ratios más significativos, y especialmente del análisis del ahorro neto  (ahorro bruto menos carga financiera efectiva), las problemáticas que puedan devenir en el futuro si no corregimos la acción, y sus implicaciones en el objetivo financiero de liquidez.


En la elaboración del  plan financiero a largo plazo, va a influir significativamente, que existan unos objetivos previos formulados por la Entidad Local, o que carezcan de estos. En el primer caso el documento se enmarcaría en una base estratégica de actuación. En el segundo caso,  como no se  han definido unos objetivos previos, el plan financiero se elabora teniendo en cuenta lo que se realizó en el pasado, obteniéndose  un modelo de simulación retrospectivo.

Si quieres contribuir con tu experiencia y punto de vista sobre este tema puedes hacerlo en el apartado de comentarios. Para facilitar su difusión y participación en otros debates, te animamos a que lo compartas. Muchas Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

FINANCIEROS CORPORATIVOS TESORERIA.COM - GRUPO LINKEDIN

Si te interesa la Tesorería y Finanzas Corporativas. Compartir conocimientos y experiencias profesionales. Contribuir a la difus...